Loading Episode...
Meditaciones Diarias - Radio Gracia y Paz - Radio Gracia y Paz 22nd September 2021
”Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él.” (Proverbios 23:7)

”Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él.” (Proverbios 23:7)

Meditación.

Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él.” (Proverbios 23:7)

A. P. Gibbs acostumbraba a decir: “No eres lo que piensas que eres, sino lo que piensas, eso eres”. Esto significa que la mente es el manantial de donde fluye la conducta. Controla la fuente y controlarás lo que fluye de ella.

Por lo tanto, lo fundamental es controlar los pensamientos. Por eso Salomón decía: “Por encima de todo, guarda tu corazón; porque de él mana la vida” (Pr. 4:23). Aquí el corazón es sinónimo de la mente.

Santiago nos recuerda que el pecado tiene su origen en la mente (Stg. 1:13-15). Si pensamos mucho tiempo en una cosa, terminaremos haciéndola.

Siembra un pensamiento y cosecharás un acto.

Siembra un acto y cosecharás un hábito.

Siembra un hábito y cosecharás un carácter.

Siembra un carácter y cosecharás un destino.

El Señor Jesús enfatizó la importancia de los pensamientos, al equiparar el odio con el asesinato (Mt. 5:21-22) y la mirada codiciosa con el adulterio (Mt. 5:28). También enseñó que no es lo que el hombre come lo que le contamina, sino lo que piensa (Mr. 7:14-23)

Somos responsables de lo que pensamos ya que tenemos el poder de controlarlo. Podemos pensar en situaciones lascivas y provocativas o en lo que es puro y es como Cristo. Cada uno de nosotros es como un rey. El imperio que gobernamos es nuestra vida pensante. Ese imperio tiene un tremendo potencial para el bien y para el mal. Nosotros somos los que determinamos cuál de los dos será.

En lo que sigue se ofrece algunas sugerencias positivas que nos ayudarán en cuanto a lo que podemos hacer.

Primero, pongamos este asunto a los pies del Señor en oración y digámosle: “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí” (Sal. 51:10).

Segundo, juzguemos todo cuanto pensamos considerando cómo aparece en la presencia de Cristo (2 Co. 10:5).

Tercero, confesemos cada mal pensamiento de inmediato y desechémoslo (Pr. 28:13).

Seguidamente, procuremos no tener nuestra mente vacía, en blanco. Llenémosla con pensamientos positivos y dignos (Fil. 4:8).

Quinto, disciplinémonos acerca de lo que leemos, vemos y oímos. No se puede esperar tener pensamientos puros y útiles si descuidamos este punto.

Finalmente, Cuando nuestra mente está en una situación neutral, muchas fantasías despreciables buscarán entrar. Por todo esto, mantengámonos ocupados para el Señor.

www.radiograciaypaz.cl